Abogado delito alzamiento bienes Málaga

Abogado delito alzamiento bienes Málaga

¿Buscando un experto Abogado delito alzamiento bienes Málaga? Si es así, no le quepa la menor duda que está en el lugar indicado. Y es así, pues SOMOS EL PRIMER DESPACHO DE ABOGADOS DEL PAÍS, ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA PENAL DE ESTE TIPO DE SITUACIONES, COMO ABOGADOS EXPERTOS EN DERECHO PENAL, TRABAJAMOS EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL, CONSULTE GRATUITAMENTE Y SIN COMPROMISO. Nuestros abogados tramitan asuntos relacionados con estas situaciones tan excepcionales, en todo el país, participando incluso, en cursos de formación, en esta área concreta del derecho penal. Nuestros abogados intervienen en los asuntos más relevantes a nivel nacional. Puede comprobarlo en la página de inicio de nuestra web, donde hemos colocado algunas intervenciones en las principales televisiones del país; TVE, A3, TELE5, LA SEXTA. (Entre otras). Es por ello, por lo que contamos en nuestro bufete de abogados, con un servicio vanguardista; Un teléfono de urgencias, permanentemente atendido por abogados penalistas, (expertos en derecho penal), para resolverle las dudas, que en relación a este tipo de delitos pueda tener. (Abogado delito alzamiento bienes Málaga).

URGENCIAS

URGENCIAS

Lo esencial en el delito de alzamiento de bienes es que la actuación del deudor, mediante la ocultación material o jurídica de su patrimonio, sea un obstáculo para que el acreedor pueda hacer efectivo su crédito, actuación que debe estar presidida por la intencionalidad directa, pues no cabe la comisión por imprudencia, de defraudar las legítimas expectativas de los acreedores. (Abogado delito alzamiento bienes Málaga).

No es que el concepto de insolvencia quede completamente desligado del delito, pues el alzamiento es incompatible con la existencia de bienes de valor suficiente y libres de otras responsabilidades que permitan ser realizados para cubrir el importe de la deuda, pero, “desde luego no se puede exigir que el acreedor que se considera burlado por la actitud de alzamiento del deudor, tenga que ultimar el procedimiento de ejecución de su crédito hasta realizar los bienes embargados, ni menos aún que tenga que agotar el patrimonio del deudor embargándole uno tras otro todos sus bienes para, de este modo, llegar a conocer su verdadera y real situación económica”.

Así las cosas, creemos acertada la nueva sistematización del delito en capítulo independiente de las insolvencias punibles, pues es precisamente la existencia de la propia insolvencia su elemento diferenciador. En efecto, como presupuesto de los delitos de insolvencias punibles, es necesario que el deudor haya sido declarado en concurso lo que, conforme exige el art. 259, implica que se encuentre en situación de insolvencia actual o inminente, o que haya sobreseído el pago de sus obligaciones, lo que necesariamente implica una situación de insolvencia actual, dado que la insolvencia inminente no presupone que haya dejado de cumplir regularmente sus obligaciones. Así, el grupo de conductas recogidas en el art. 259.1 que implican actuaciones del deudor sobre su patrimonio (ocultar bienes, realizar actos de disposición, simular créditos…) aunque sean coincidentes con las comprendidas en el art. 257, exigen siempre esa situación de insolvencia actual o inminente del deudor. En cambio, y profundizando en la división realizada por el legislador y en el concepto de la “frustración de la ejecución”, entendemos que, realmente, la única insolvencia que se mantiene en el núcleo del alzamiento de bienes, es la insolvencia aparente. (Abogado delito alzamiento bienes Málaga).

La LO 10/1995 del Código Penal incluyó en el art. 258 un delito que pretendía evitar las dudas que pudieran surgir respecto a la tipicidad de quien intenta eludir el pago de las responsabilidades civiles derivadas de un delito. Dicho precepto ha sido reubicado tras la reforma en el art. 257.2, lo que nos parece un acierto dado que tanto en su anterior redacción como en la actual, la conducta es castigada con la misma pena10 que el tipo básico del alzamiento, del que no deja de ser un tipo especial. De hecho, teniendo en cuenta la descripción de las conductas del art. 257.1, puede discutirse la utilidad de esta previsión legal. En cualquier caso, con el cambio de ubicación, y a diferencia de la regulación anterior, le son aplicables los subtipos agravados contenidos en el art. 257.3 y 4 C.P.

Dice el art. 257.2: “Con la misma pena será castigado quien realice actos de disposición, contrajere obligaciones que disminuyan su patrimonio u oculte por cualquier medio elementos de su patrimonio sobre los que la ejecución podría hacerse efectiva, con la finalidad de eludir el pago de responsabilidades civiles derivadas de un delito que hubiere cometido o del que debiera responder”. (Abogado delito alzamiento bienes Málaga).

No obstante la reforma ha introducido varias modificaciones en esta figura. A saber:

1a) Junto a la conducta de realizar actos de disposición o contraer obligaciones que disminuyan el patrimonio del sujeto activo, se ha añadido el ocultar por cualquier medio elementos de su patrimonio. Si las dos primeras acciones figuran en el delito específico de alzamiento para eludir la eficacia de un embargo, art. 257.1.2o, no está en éste la ocultación de bienes, que sin embargo, puede considerarse la conducta típica más relevante del alzamiento. Por ello esta inclusión, a pesar de lograr una mayor precisión en la descripción del tipo, provoca una disonancia con aquel artículo anterior que la omite, con la consecuencia de que pueda llegar a interpretarse que la eficacia de un embargo no puede ser eludida mediante la ocultación, material o jurídica, de elementos patrimoniales del deudor, y que estos supuestos habría que reconducirlos al tipo básico del alzamiento. Aunque desde el punto de vista penológico y práctico la cuestión carece de trascendencia, entendemos que hubiera sido preferible, bien, no modificar la redacción anterior, bien, incluir también la acción de ocultar en la descripción del tipo específico del art. 257.1.2o.

2a) Se ha suprimido el requisito de que, como consecuencia de las acciones realizadas por el sujeto activo, se haga “total o parcialmente insolvente”, lo que refuerza el sentido de la regulación independiente del alzamiento, su naturaleza de delito de peligro, y confirma el hecho de que el delito pivote no en la situación de insolvencia, sino en la actuación y la intencionalidad de su autor (elemento subjetivo teleológico) que pretende eludir el pago de las responsabilidades civiles.

3a) Respecto al sujeto activo, se sustituye la referencia al “responsable de cualquier hecho delictivo”, por la de quien hubiere cometido un delito o del que debiera responder, zanjando así el debate doctrinal sobre si sólo podía ser autor el responsable penal de un delito, cuestión un tanto bizantina en tanto que los responsables civiles que, conociendo su obligación, ocultan sus bienes para eludir hacer frente a las responsabilidades civiles derivadas de un delito cometido por otra persona, podrían ser castigados, en cualquier caso, por el delito básico de alzamiento.

4a) Por último, la reforma de 2015 elimina la referencia a que los actos de ocultación o disposición se realicen “con posterioridad” a la comisión del delito. Aunque la jurisprudencia admitía, incluso con el Código anterior, que la deuda fuera “generalmente” líquida y exigible12, el CP 1995, con el art. 258, disipó las dudas que pudieran surgir en cuanto a la falta de concreción de la deuda en el momento de la comisión de los hechos. Así, el sujeto que había cometido un hecho delictivo, previendo que podría ser condenado por él, procuraba poner a salvo su patrimonio con la finalidad de evitar indemnizar al perjudicado. Surge tras la reforma el interrogante de si, desparecido este elemento, puede cometerse el delito de alzamiento antes del delito del que se derivan las responsabilidades civiles. Sería el caso, por ejemplo, del que planeando un delito o sabiendo que se va a cometer uno del que debe responder, fuera extremadamente cauto, y anticipadamente realizara la acción típica. No creemos que sea éste el sentido de la reforma por las siguientes razones: de una parte, el artículo se refiere al delito que “hubiere cometido”, por lo que no tendría sentido establecer una limitación temporal aplicable tan sólo al autor del delito y no a los partícipes o responsables civiles; de otra, y sin entrar a valorar los problemas probatorios, una mínima seguridad jurídica exige limitar cronológicamente la acción al momento en que surge el presupuesto objetivo del que se derivará la deuda, esto es, la comisión del delito. (Abogado delito alzamiento bienes Málaga).

 

Be Sociable, Share!