Abogados especialistas en custodias compartidas

Abogados especialistas en custodias compartidas

Buscando un experto Abogados especialistas en custodias compartidas? Si es así, no le quepa la menor duda que está en el lugar indicado. Y es así, pues SOMOS EL PRIMER DESPACHO DE LA CIUDAD, ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA DE ESTE TIPO DE SITUACIONES, COMO ABOGADOS EXPERTOS EN DERECHO FAMILIAR, TRABAJAMOS EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL, CONSULTE GRATUITAMENTE Y SIN COMPROMISO. Nuestros abogados tramitan asuntos relacionados con estas situaciones, en todo el país, participando incluso, en cursos de formación, en esta área concreta del derecho. Nuestros abogados intervienen en los asuntos más relevantes a nivel nacional. Puede comprobarlo en la página de inicio de nuestra web, donde hemos colocado algunas intervenciones en las principales televisiones del país; TVE, A3, TELE5, LA SEXTA. (Entre otras). Es por ello, por lo que contamos en nuestro bufete de abogados, con un servicio vanguardista; Un teléfono de urgencias, permanentemente atendido por abogados de familia, (expertos en derecho matrimonial), para resolverle las dudas, que en relación a este tipo de delitos pueda tener. (Abogados especialistas en custodias compartidas).

Tenemos la suerte con contar con distintas sedes a lo largo de la geografía nacional, para atender con la mayor cercanía a todos los clientes que acuden a nuestro despacho, por nuestra exquisita preparación y especialización en este concreto campo del Derecho. Actualmente contamos con sedes en MADRID, MÁLAGA y GRANADA. Tramitamos asuntos en todo el país.

 (Abogados especialistas en custodias compartidas).

(Abogados especialistas en custodias compartidas).

La custodia compartida ha tenido una gran evolución en los últimos años tanto a nivel legislativo como jurisprudencial y práctico.

Así pues, desde la introducción de este régimen de custodia en el año 2005, la jurisprudencia ha sido la encarga de adaptarlo a la realidad social y práctica de cada momento.  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

Se observa, además, la predisposición de los tribunales a la atribución de este sistema, quedando incluso relevado la excepcionalidad que fue establecida en un principio. Así pues, el propio Tribunal Supremo en el año 2011 dispuso que “no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, debería considerarse la más normal, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea”1.

Asimismo, y referenciando esta predisposición, nuevamente el Tribunal Supremo estableció las ventajas que suponía la aplicación de aquella, entre las que destacó: “1- fomentar la integración del menor con ambos padres evitando desequilibrios en los tiempos de presencia; 2- evitar el sentimiento de pérdida; 3- no cuestionar la idoneidad de los progenitores; y, 4- estimular la cooperación de los padres, en beneficio del menor, que ya se ha venido desarrollando con eficiencia”.

Antes de comenzar exponiendo los requisitos legales y jurisprudenciales para la atribución de la custodia compartida, es necesario desarrollar este principio general de Derecho aplicable a cualquier medida que afecte a los menores de edad.

Así, el interés superior del menor, también denominado favor filii o favor minoris, se ha configurado como un principio general de Derecho, siendo, por lo tanto, fuente del ordenamiento jurídico español de conformidad con el artículo 1 del Código Civil.

Así, el Tribunal Supremo ha sido el encargado de establecer los requisitos necesarios para la adopción de la medida de guarda conjunta. En su sentencia 257/2013, de 29 de abril, concluyó que eran precisos los siguientes presupuestos:

“La práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales;

Los deseos manifestados por los menores competentes;  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

El número de hijos;

El cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales;

El resultado de los informes exigidos legalmente;  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

En definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada en una convivencia que forzosamente deberá ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven, sin que la mera constatación de que el régimen de guarda y custodia se adapta mejor al interés de los progenitores resulte suficiente para deducir que se adapta mejor al interés del menor, que es el que debe primar”.

Atendiendo a este último epígrafe, los tribunales han establecido diversos presupuestos a la hora de atribuir la custodia compartida. Al respecto, algunos de estos factores son: la similitud en el sistema educativo, la edad del menor, la proximidad entre los domicilios de los progenitores, la disponibilidad horaria de estos, etc.

El Código Civil, en su artículo 92.766, y los tribunales han excluido la posibilidad de atribuir la custodia compartida a uno de los progenitores cuando se den alguna de las siguientes causas:  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

– Que el progenitor esté incurso en un proceso penal por violencia intrafamiliar67.

– Que el progenitor haya sido condenado por delito de violencia intrafamiliar.

– Que el juez advierta que existen indicios fundados de violencia doméstica.

– Que algún progenitor tenga algún tipo de adicción, enfermedad mental o tipo de vida desordenada.

Además, como se expondrá, la aplicación el artículo 92.7 del Código del Civil no será siempre competencia del Juzgado de Primera Instancia o Familia.

CONCLUSIONES

I. La custodia compartida consiste en el ejercicio de ambos progenitores en forma de igualdad de los deberes y facultades que la ley les impone en relación con el cuidado de sus hijos.

II. En el año 2005, fue recogido por primera vez en nuestro ordenamiento jurídico el régimen de custodia compartida, teniendo su fundamento en dar respuesta a los cambios sociales, las nuevas formas familiares y las reclamaciones hechas por asociaciones de padres que consideraban una privación de sus derechos el sistema generalizado de guarda y custodia exclusiva a favor de la madre. Supuso, por lo tanto, la ruptura con la tradicionalidad por parte de los tribunales en relación a la atribución de la guarda y custodia.  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

III. Desde su entrada en vigor, tanto el legislador como la jurisprudencia han tenido una tendencia a favorecer y aplicar este sistema. Así pues, la jurisprudencia se ha encargado de exhibir los beneficios de su aplicación y, debido a las lagunas legislativas, ha sido la encargada de establecer los requisitos necesarios para la atribución de la custodia compartida, adaptándolos al caso concreto y respetando el interés superior del menor. Por su parte, el legislador, debido al gran aumento de la atribución de la custodia compartida en los últimos años y a las lagunas existentes, aprobó el Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental, dando respuesta así a la actual realidad social.

IV. La custodia compartida cuenta con una limitación en su aplicación, pues no se podrá establecer cuando alguno de los progenitores esté incurso en una causa de violencia intrafamiliar, o bien debido a sus circunstancias personales sea incapaz para el cumplimiento de sus obligaciones paterno-filiales.

V. Si bien es cierto que en teoría la custodia compartida es el régimen más beneficiario pues, por un lado, se disminuye los perjuicios causados al menor como consecuencia de la crisis matrimonial y, por otro lado, se obtiene una equidad de derechos y obligaciones para los progenitores, en la práctica tiene una gran dificultad la aplicación o éxito de la misma. Por una parte, es difícil encontrar un supuesto que reúna todos los requisitos legales y jurisprudenciales necesarios para su atribución y, por otra parte, éste régimen requiere un poder adquisitivo que la mayoría no posee, o bien de una flexibilidad horaria de la que no siempre disponen los progenitores. Además, requiere de una cordialidad entre aquellos, en relación con las estancias en la vivienda o bien con respecto a las entregas y recogidas de los menores, que rara vez se encuentra en una pareja recién divorciada o separa, pues, normalmente, anteponen al interés del menor sus desavenencias matrimonial, siendo, por consiguiente, imposible la aplicación o éxito de este régimen.  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

VI. Finalmente, si se pretende por parte del legislador establecer esta custodia como preferente, incluso cuando sea más conveniente otra, podría ocasionar mayor perjuicio que beneficio al menor, pues, como se ha expuesto, el éxito de ésta depende casi en exclusiva de la madurez y voluntad de los progenitores.

De donde procede el concepto de custodia compartida. Bien, dicho concepto, procede del derecho de familia, y ahora, debemos preguntarnos, ¿que es el derecho de familia?; Respondamos a esta pregunta:

Por derecho de familia se entiende el conjunto de normas jurídicas, que integrantes del Derecho civil, regulan la familia, entendida ésta como institución natural y social, en todos sus aspectos de Derecho Privado.

El Derecho de familia regula fundamentalmente tres aspectos:

a) El matrimonio, a su vez, comprende las normas jurídicas relativas tanto a su celebración, como a sus efectos personales y económicos, incluidos los regímenes económicos matrimoniales, y las distintas situaciones de crisis como son la nulidad, la separación y el matrimonio.

b) La filiación incluye tanto la filiación matrimonial como la extramatrimonial y la adoptiva, y en último lugar la patria potestad.

c) La tutela comprende el conjunto de normas jurídicas referentes a la guarda y protección de menores o incapacitados no sujetos a la patria potestad.  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

En cuanto a la regulación del Derecho de Familia se contiene dentro del Código Civil, tanto en el Libro I, todo lo relativo a los aspectos personales, como en el libro IV, en lo atinente a los aspectos económicos.

El Derecho de familia, tradicionalmente había sido considerado como parte integrante del Derecho civil, esto es, dentro del ámbito del Derecho privado.  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

En relación con la naturaleza del Derecho de familia siempre ha sido un referente importante la doctrina de Cicu, la cual mantenía la separación entre el Derecho de familia y el Derecho Privado, y la afinidad entre aquél y el Derecho Público, y ello al entender que el Derecho Público es el que persigue la satisfacción de intereses supraindividuales, por el contrario el Derecho privado regula la satisfacción de derechos individuales.  (Abogados especialistas en custodias compartidas).

Be Sociable, Share!