abogados pareja hecho Málaga

abogados pareja hecho Málaga

Desde Nuestra Firma de Abogados Pareja de Hecho Málaga, queremos exponer que cada vez son más los expedientes en los que los problemas a resolver recaen sobre parejas de hecho en Málaga. Cada vez más parejas eluden el matrimonio como forma de unión entre ellos.

Abogados Pareja de Hecho Málaga, CONSULTA GRATIS Y SIN COMPROMISO EN EL 952218126. CONTAMOS CON CIENTOS DE EXPEDIENTES DE ÉXITO.

 Cuando se trata de Parejas de Hecho Málaga, a los efectos que ahora estudiamos, con independencia de su introducción en algunos textos legislativos concretos, el tratamiento Jurisprudencial, que se ha ido dando a estas uniones, ha consistido en la aplicación a estas situaciones, para corregir claras injusticias o abusos, de los principios generales del Derecho. En ella, ha venido flotando sobre las desiguales reflexiones Jurisprudenciales, o incluso legales, su analogía – mayor o menor – con el instituto del matrimonio, para unas veces proclamar su semejanza o casi su identidad, y en otras, su divergencia y contradicciones. En los textos legales, en que se ha ido introduciendo de forma singular la mención de estas uniones, para extender a ellas consecuencias especiales, generalmente reservadas para los matrimonios, ha sido necesario que fueran dibujando el contorno de las parejas a que hacían referencia. Aunque no siempre se producen estas definiciones de modo uniforme, parece que de todos estos textos, se puede llegar a la conclusión de la coincidencia de unas exigencias concretas, que aparecen mayoritariamente, y son las siguientes:

1ª.- Ha de tratarse, efectivamente, de una pareja, o sea, de una dualidad de personas físicas, excluyendo de esta consideración a cualquier tipo de uniones formadas por más de dos personas. (Abogados Pareja de Hecho Málaga).

2ª. Inicialmente, debían las dos personas ser de distinto sexo y se incluían únicamente las uniones heterosexuales(4),STS de 27 marzo 2016 (Pte: Almagro Nosete): “Las uniones de hecho o matrimonios de hecho, carecen de regulación legal, con carácter general, aunque como tal realidad ajurídica, no prohibida por el Derecho, produce determinados efectos jurídicos. En sentido estricto, la convivencia more uxorio se basa en la heterosexualidad de la pareja y en la estabilidad de la situación, que suele tener duración indefinida”.

lo cual parecía ir inmerso en el término more uxorio, aunque la tendencia actual parece ser la extensión de la normativa a las parejas homosexuales. En algunos textos, se utiliza para comprender las dos clases de uniones el eufemismo de “con independencia de su orientación sexual”(5).¿Por qué no se habla claramente de Homosexuales y heterosexuales, que son términos no peyorativos, sino claros y descriptivos?. Aunque sea cierto que, lamentablemente, algunos crean que la raíz “homo” proviene de hombre, lo cual representaría que “homosexual” sería hombre sexual. De este lamentable error participan muchos textos que se refieren a “homosexuales y lesbianas”. Es más, la Resolución del Parlamento Europeo de 8 de febrero de 1994 versa literalmente sobre la igualdad de derechos de homosexuales y lesbianas (¡!). Así la Reflexión Gral. 14:”Opina que la recomendación debería, como mínimo, tratar de poner fin a la prohibición de contraer matrimonio o acceder a regímenes jurídicos equivalentes a las parejas de lesbianas o de homosexuales; la recomendación debería garantizar los plenos derechos y beneficios del matrimonio, permitiendo la inscripción de la convivencia a los que convivan en el mismo domicilio, con un proyecto integral de vida y afecto semejante al marital. Aunque este concepto sea cada vez más equívoco, como consecuencia de la disminución de características esenciales del matrimonio, todavía parece elemento esencial, con su componente sexual, no indispensable jurídicamente en la unión conyugal, pero social y sociológicamente, presente en el matrimonio”.

3ª.- Su unión ha de ser de características similares o semejantes a la conyugal, Aunque evidentemente falte para la similitud un elemento esencial de la unión heterosexual, especialmente la matrimonial, que es la vocación (que no la finalidad o la voluntad) procreadora.

poniéndose con frecuencia el acento en el afecto matrimonial.

4ª.- La convivencia he de ser pública y estable.En algunas definiciones, como ocurre en la LAU, este requisito se concreta en el transcurso de un periodo de tiempo concreto, de muy difícil, (a veces imposible) prueba.

5ª.- Y de duración indefinida.Son requisitos de la institución: a) Una convivencia more uxorio, que se traduzca en una relación pública y notoria, excluyente de las relaciones ocultas y secretas. b) La ausencia de toda formalidad en la unión. c) Una comunidad de vida estable y duradera. d) La heterosexualidad. Y e) La constitución de una comunidad completa y amplia de vida, interés y fines en el núcleo del mismo hogar. (AP Madrid, 13ª, 9.12.93) RGD 595, p.4128. (Abogados Pareja de Hecho Málaga). 

No cualquier unión de hombre y mujer integra doctrinalmente el concepto que estamos examinando, sino que aquella viene delimitada por la concurrencia de ciertos requisitos cuales son en el orden subjetivo la bilateralidad heterosexual, la madurez física y psicológica, la relación sexual y la affectio maritalis y en el objetivo la convivencia more uxorio; conjuntándose con estos requisitos positivos el negativo de la ausencia de formalidades del matrimonio. (AP, 4ª, Barcelona 27. 5. 91).

6ª.- Por otra parte, es evidente que la existencia de hijos comunes,No es un requisito esencial para la existencia de una unión paramatrimonial protegible, ya que ni siquiera lo es para el matrimonio. Sin embargo, la existencia de hijos comunes fortalece la protectibilidad y, en algunos textos, se considera como sinónima o sustitutiva del requisito de estabilidad, relevándola del cumplimiento de plazos de convivencia.

dota a la pareja de un mayor grado de legitimidad para su protección.

Al propio tiempo han de estar ausentes de la pareja ciertos elementos negativos, que de existir, privarían a esta pareja, no ya de su condición de unión de hecho, como tal situación fáctica, sino del reconocimiento y protecciones legal y jurídica.

De acuerdo con ello: (Abogados Pareja de Hecho Málaga).

1º.- No puede tratarse de una unión incestuosaEn el sentido del Código Civil para las prohibiciones de matrimonio no dispensables.

2º.- No puede formar parte de ella un menor de 14 añosLos menores de esta edad no pueden en ningún supuesto contraer matrimonio, aunque por tratarse entre los 14 y los 18 años de una edad en el que el matrimonio sólo es posible previa dispensa, de si en la pareja de hecho, donde no parece posible la obtención de tal dispensa, aún en la constituida mediante un acto formal, la unión de hecho sólo es reconocible y protegible, cuando ambos miembros son mayores de edad. Por otra parte, las legislaciones autonómicas así lo suelen establecer. (Abogados Pareja de Hecho Málaga).


 o un incapacitado.Se nos planea la duda, con respecto a la incapacidad, partiendo de la necesidad de determinar la extensión de la incapacidad en la sentencia que la declare, de si es preciso que se especifique la de no formar parejas de hecho o si la realtiva a la unión matrimonial, compredería la incapacidad para formar pareja de hecho, al menos, prestar su consentimiento para su inscripción en un registro o para otorgar un documento constitutivo de tal unión o fijando consecuencias de ella.

3º.- Tampoco puede integrar una unión de hecho legalmente considerada el que está unido en matrimonio, o, al menos, el casado no separado legalmenteLa condición de que los dos miembros de la pareja no estén unidos por matrimonio es discutible. En unas disposiciones legales de las que, como veremos, se contemplan estas parejas se excluyen las formadas por alguna persona unida por matrimonio, pero en otras se hace caso omiso.

Dentro de los términos de la definición de estas parejas, hay que empezar por analizar la que constituye su elemento más definitorio: el calificativo de more uxorio o de su semejanza al matrimonio, así como su afectividad similar a la conyugal, ya que ello distingue estas uniones de cualesquiera otras que tengan finalidades diferentes: mercantiles, deportivas, artísticas, etc. Pero para concretar el alcance y elementos de esta condición, hay que empezar por determinar cuales son las características esenciales del matrimonio, que califiquen de forma diferencial el afecto para integrar una unión de hecho, en el sentido que estudiamos.

Por de pronto, sorprende que se hable de afectividades y no de afectos. El afecto es una pasión de ánimo, normalmente sinónima de amor o cariño, mientras que la afectividad es la calidad de afectivo. Una persona está unida -o puede estarlo- por el afecto o el amor, no por la afectividad. Pero aunque nos refiramos al afecto, la dificultad de la prueba de su existencia y de su calidad es ingente por pertenecer al dominio de los sentimientos. (Abogados Pareja de Hecho Málaga).

Be Sociable, Share!