denunciar a un abogado por negligencia

denunciar a un abogado por negligencia

Bienvenido a la página web de nuestro despacho de abogados, bufete experto en responsabilidad civil, y único despacho de abogados, concienzudamente preparado para denunciar a un abogado por negligencia, en los casos en los que, tras un estudio concienzudo del asunto, estimemos que la acción llevará al éxito, es decir, a la reparación del daño causado.

En el post de hoy, vamos a comentar cuales son los requisitos necesarios para que la acción prospere.

Es necesario constatar la existencia de los siguientes requisitos para el abogado responda contractualmente, en consonancia con el artículo 1101 del Código civil: (denunciar a un abogado por negligencia).

• La existencia previa de una relación contractual entre el abogado y el cliente. Es necesaria una vinculación contractual por la que el cliente encarga al abogado en consideración a su pericia y cualificación profesional la defensa de sus derechos o intereses y éste se compromete a realizar dicha labor a cambio de una contraprestación.

• Una acción u omisión culposa del abogado en el cumplimiento de su obligación contractual. El resultado dañoso debe ser producto de una acción u omisión de la actuación profesional del abogado causada, por ejemplo, por un error en el planteamiento del asunto, en la falta de asistencia del abogado al acto de la vista, o un ejercicio extemporáneo de las acciones reconocidas en derecho a su cliente. En estos casos, existe una conducta negligente en el cumplimiento del contrato al infringirse las normas profesionales que conforman la buena praxis. (denunciar a un abogado por negligencia).

• Una conducta antijurídica o imputable subjetivamente. Para que el abogado responda debe haber actuado antijurídicamente, es decir, su acción u omisión deberá ser contraria a derecho (por ejemplo, al vulnerar las normas profesionales contempladas en el Estatuto de la Abogacía o en su Código Deontológico). En este sentido, la realización de la actividad profesional del abogado, tanto en la representación judicial como extrajudicial, debe realizarse diligentemente, ya que, en caso contrario, si su conducta ocasiona un daño, se le atribuirá la responsabilidad9. Asimismo, existirá responsabilidad por hecho ajeno tanto del empresario respecto al abogado de empresa como del abogado autónomo respecto de su pasante o colaboradores.

• Un daño producto de esa acción u omisión. Los daños y perjuicios han de ser probados y derivados del incumplimiento, aunque cabe establecerlos por presunciones, si el enlace es lógico (SSTS de 5 de junio de 1985, 17 de septiembre de 1987 o 29 de mayo de 2003). Respecto a los daños y perjuicios ocasionados, éstos pueden ser: (a) materiales o económicos (si bien, como veremos más adelante, la jurisprudencia se encuentra dividida al considerar que resulta imposible saber cuál hubiera sido el resultado, sin realizar conjeturas); o (b) morales: al verse privado el perjudicado del derecho de acceso a los recursos o de la tutela judicial efectiva, por ejemplo, al haber prescrito una acción por desidia del letrado. (denunciar a un abogado por negligencia).

• Una relación de causalidad entre la acción u omisión culposa del abogado y el daño ocasionado al cliente. La conducta del obligado a indemnizar debe ser causa, o una de las causas, de la producción del daño. En este sentido, la vulneración de las normas profesionales no significan per se que sea atribuible una responsabilidad al abogado, sino que es necesario que esa negligencia sea la causa del resultado dañoso. Por tanto, la declaración de responsabilidad exige la existencia de una relación de causalidad entre la conducta del abogado y el hecho que se estima productor del daño ocasionado, lo que plantea un problema de prueba (pues la constatación de dicha relación causal, en ocasiones, resulta complicada). Resulta interesante, al respecto, la distinción que efectúa la SAP de Albacete de 20 de noviembre de 2002, señalando que “cuando se trata de negligencias por omisión, que han sido causa de la pérdida del derecho (acción por despido, acción de retracto, acción por responsabilidad extracontractual, etc., no ejercitadas en tiempo oportuno), es obvio que existe el daño y que media la relación de causalidad; sin embargo, cuando se trata de un planteamiento erróneo, no puede aceptarse que ello haya sido la causa de pérdida del derecho, porque esto equivaldría a afirmar que otro distinto hubiese prosperado, cosa que no es posible, ya que se trata de algo futurible”. (denunciar a un abogado por negligencia).

Dicho esto, nos ponemos a su disposición para aclarar cualquier duda que se le pueda plantear. Gracias.

Be Sociable, Share!