(reclamación negligencia abogado).

(reclamación negligencia abogado).

SOMOS EL ÚNICO DESPACHO DE ABOGADOS DE TODA ESPAÑA QUE ESTÁ VERDADERAMENTE ESPECIALIZADO  EN EL PLANTEAMIENTO DE  CUALQUIER TIPO DE  RECLAMACIÓN DE RESPONSABILIDAD PROFESIONAL FRENTE A ABOGADOS. 

Si Su abogado no cumple, nosotros si.

Por ello contamos con un servicio de atención telefónica urgente.

teléfono de urgencias.

teléfono de urgencias.

Que requisitos son necesarios, para plantear una reclamación por negligencia a un abogado. Desde el momento en que el Abogado puede ejercer como tal, se presume que ha alcanzado un grado de diligencia aceptable, que debe exigírsele en cada actuación o intervención.

A los deberes del Abogado en relación con sus clientes se refiere el art. 42 EGAE:

1. Son obligaciones del abogado para con la parte por él defendida, además de las que se deriven

de sus relaciones contractuales, el cumplimiento de la misión de defensa que le sea encomendada con el máximo celo y diligencia y guardando el secreto profesional. (reclamación negligencia abogado).

2. El abogado realizará diligentemente las activida- des profesionales que le imponga la defensa del asunto encomendado, ateniéndose a las exigencias técnicas, deontológicas y éticas adecuadas a la tutela jurídica de dicho asunto y pudiendo auxiliarse de sus colaboradores y otros compañeros, quienes actuarán bajo su responsabilidad.

3. En todo caso, el abogado deberá identificarse ante la persona a la que asesore o defienda, incluso cuando lo hiciere por cuenta de un tercero, a fin de asumir las responsabilidades civiles, penales y deontológicas que, en su caso, correspondan.» (reclamación negligencia abogado).

Entre tales deberes destacan los siguientes9:

a) El deber de información adecuada durante la vigencia de la relación contractual y también, con mayor fuerza, en el momento de la extinción.

Con carácter previo a un litigio, el abogado debe informar fielmente a su cliente de sus posibles pretensiones, de si éstas son fundadas o no, de las pro- babilidades razonables de éxito de las mismas aten- diendo a su naturaleza y a las pruebas disponibles, de los medios de defensa, del eventual coste de tales medios, de la conveniencia de alcanzar un arreglo amistoso, aun a costa de disminuir sus pretensiones o renunciar a alguna o algunas de ellas, etc.

Durante la sustanciación de un proceso, el abogado debe mantener puntualmente informado a su cliente de la marcha del mismo, de la conve- niencia o no de la presentación de recursos, etc.

b) El deber de adecuada custodia de todos los documentos, escritos, traslados y actuaciones que se derivan de la relación contractual y ac- tuación profesional y, también con mayor intensi- dad, en el momento de la extinción, la entrega de toda aquella documentación al cliente.

c) El deber de devolución de la documentación al cliente, sin perjuicio de reservarse copias. (reclamación negligencia abogado).

d) El deber de conocimiento de la legislación y jurisprudencia aplicables al caso y su aplicación con criterios de razonabilidad si hubiese interpretaciones no unívocas (v. STS de 3 octubre 1998 [RJ 1998, 8587]).

En cuanto al régimen específico de responsabilidad de los Abogados, se recoge en el art. 78 del EGAE. (reclamación negligencia abogado).

“1. Los abogados están sujetos a responsa- bilidad penal por los delitos y faltas que cometan en el ejercicio de su profesión.

2. Los abogados en su ejercicio profesional, están sujetos a responsabilidad civil cuando por dolo o negligencia dañen los intereses cuya defensa les hubiere sido confiada, responsabilidad que será exigible conforme a la legislación ordinaria ante los Tribunales de Justicia, pudiendo establecerse legalmente su aseguramiento obligatorio”. (reclamación negligencia abogado).

No obstante, debe tenerse presente que, como en todas las profesiones, existe una enorme diferen- cia de pericia, formación y experiencia entre los dife- rentes profesionales. Esta circunstancia se ve agra- vada, además, por el hecho de que, a diferencia de lo que sucede en los países de nuestro entorno, en España hasta ahora (y hasta tanto no entre en vigor la Ley 34/2006, de 30 octubre 2006, de acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tri- bunales [BOE de 31 de octubre], con un prolongadísimo periodo de vacatio legis [disp. final 3a: 5 años]), una vez que el estudiante de Derecho ha obtenido la Licenciatura, no precisa de ningún requisito adicional para la colegiación y, a su través, para el ejercicio de la abogacía. Es más, el art. 15.2 EGAE prohíbe a los Colegios de Abogados denegar el ingreso en la corporación a quienes reúnan los requisitos establecidos en el artículo 13 del propio EGAE.

Una vez colegiado, el Abogado podrá «ejercer su profesión ante cualquier clase de Tribunales, órganos administrativos, asociaciones, corporacio- nes y entidades públicas de cualquier índole, …» (art. 8 EGAE).

Como se ve, el sistema es particularmente “generoso”, puesto que al poco tiempo de haber obtenido la Licenciatura, un colegiado puede ac- tuar ante cualquier Juez o Tribunal, de la jurisdicción que fuere; incluyendo al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional.

Ello impide hablar de un canon objetivo de dili- gencia (el del buen padre de familia; en este caso, la diligencia exigible a un abogado medio), y con- siderar aplicable uno subjetivo (“quam in suis”), de modo que la negligencia del abogado habrá de medirse atendiendo a su nivel de pericia. De esta for- ma, donde podría hablarse de conducta negligente en ciertos Abogados, no podría hacerse lo propio en el caso de otros. (reclamación negligencia abogado).

No obstante, la jurisprudencia habla de un par- ticular deber de diligencia del Abogado. Así lo hace la STS de 4 febrero 1992 (RJ 1992\819), según la cual los arts. 53 y 54 del Real Decreto 2090/1982, de 24 julio, del Estatuto General de la Abogacía (ac- tual art. 42 EGAE) imponen al abogado actuar con diligencia, cuya exigencia debe ser mayor que la propia de un padre de familia dados los cánones profesionales recogidos en su Estatuto y que sirven de buena y estricta medida de su actuación. (reclamación negligencia abogado).

Lo que sucede es que el Abogado deberá tomar en consideración el estado de sus conocimientos, y si éstos o su especialización le permiten la direc- ción letrada de un determinado asunto, de manera que deberá rechazarlo si considera que su formación no le permite esa dirección. (reclamación negligencia abogado).

Be Sociable, Share!